¿Qué ver en Logroño?

Sobre el río Ebro, el Puente de Piedra de la capital de La Rioja

El primer post tenía que ir en homenaje a mi querida ciudad, Logroño, como no podía ser de otra manera. Lugar donde nací y crecí felizmente, y que he divulgado con orgullo allí donde he ido. Te contaré por qué Logroño es un lugar especial, cuales son los lugares que no te puedes perder, las visitas más atractivas o los mejores sitios para comer. Esto no es la Wikipedia, si bien mi intención con este post es facilitarte las cosas en tu búsqueda y explicarte de manera estructurada los atributos más interesantes de la Capital de La Rioja para que, ojalá, si vienes a Logroño, sepas cómo moverte bien. ¡Espero que te guste!

Azulejo de Logroñ estilo mudéjar en La Rioja

¿Qué se puede ver y visitar en Logroño?

Bueno querid@, he de serte sincero e ir con la verdad por delante, y es que Logroño no es una de esas capitales con numerosos monumentos para visitar y que requiera desplazamientos muy largos, si no más bien lo contrario. No es que no tenga monumentos o cosas interesantes para ver, sería un grave error pensar eso, pero uno de los mayores atributos de Logroño es precisamente eso, la tranquilidad de sus calles, los altos estándares de calidad de vida, y por supuesto sus gentes. Esto parece simple, pero es una fórmula que cautiva a locales y visitantes. Es uno de esos lugares, en los que un simple paseo por el Casco Antiguo se disfrutan a paso lento, fijándose en los detalles, dejándose embaucar por el entorno. Si a esto le añades que es un lugar con una de las mejores gastronomías del mundo, pues que te voy a decir a parte de que lo disfrutes. Sí sí, de lo mejorcito del mundo por si te habían quedado dudas. Todavía no he visto salir en mi vida a nadie triste de la Calle del Laurel, y ni que decir tiene que la DOCa Rioja es una marca de prestigio mundial.

Empecemos por el principio. Logroño es la capital de La Rioja, Comunidad Autónoma más pequeña de España, situada al norte del país. También Logroño está situada al norte de La Rioja, siendo el núcleo urbano más poblado de la región, condensando casi la mitad de su población y siendo su centro administrativo, económico y cultural más importante.

Y también por el norte de la ciudad atraviesa majestuoso el río Ebro, corriente de agua natural que tanto ha aportado a Logroño. A través de sus aguas se potenció el comercio de nuestro mayor patrimonio cultural y económico, el Vino. Y poco a poco la ciudad se convirtió en un importante mercado. A partir de ahí se consolidó como un importante enclave estratégico, frontera entre reinos antiguos y cruce de caminos, entre los que destaca por supuesto, la importancia del Camino de Santiago.

Hoy en día, Logroño puede presumir de ser una ciudad práctica, capaz de unir modernidad y tradición de una manera elegante, que cuenta con todo tipo de servicios, infraestructuras y atractivos a sus poco más de 151.000 habitantes. Y que cuenta con una extensa oferta cultural y gastronómica que la convierte en una excelente elección para perderse durante unos días.

Pero vayamos al grano, ¿Cuáles son los mejores lugares para ver y visitar en Logroño? Aquí pasamos a detallar los lugares más interesantes para disfrutar de la que algunos llaman la Capital del Buen Vivir.

Vista panorámica de la ciudad de Logroño tomada desde el Monte Cantabria. Vista panorámica de Logroño desde el Monta Cantabria.

Si te apetece disfrutar de una visita guiada por las calles de la ciudad con guías  locales, no pierdas la oportunidad de hacer una reserva en nuestro free tour de Logroño.

Mapa

 
Como hemos detallado, Logroño es cruce de caminos, así que tendremos fácil el acceso desde diferentes lugares.
Distancia desde algunas ciudades:
Madrid a 334km, Barcelona a 468km, Bilbao a 130km, Vitoria a 65km, San Sebastián a 167km, Zaragoza a 171km, Burgos a 114km o Pamplona a 86km.
 
 

Calle del Laurel

Se encuentra en el corazón de la ciudad, dentro del Casco Antiguo de Logroño, y es el centro neurálgico de la gastronomía de la capital de La Rioja. Se ha ganado a pulso ser el lugar más visitados por locales y visitantes.

¿Por qué? Porque reúne absolutamente todo lo que cualquier foodie de bien pudiera desear: una inmensa concentración de bares y restaurantes con una variedad sublime de pinchos y tapas, una selección inabarcable de los mejores vinos de Rioja y un ambiente sensacional en sus calles.

La idea es simple. Recorrer sus calles e ir probando las exquisiteces de sus barras, mientras se disfruta de una buena copa de vino, o de lo que apetezca. Desde luego el vino no es obligado, pero si agradecido.

Pero, ¿Sabes de dónde viene el nombre de Calle del Laurel? Antiguamente, cuando la ciudad estaba amurallada, esta parte de la ciudad era la más alejada de la zona de las Iglesias, y de las más apartadas y oscuras. Lugar donde germinaron negocios de dudosa reputación, entre los prostíbulos de la ciudad. De manera que las señoritas de compañía colacaban una ramita de laurel en la ventana para avisar a sus clientes de que estaban libres. Alguien pensó que para amenizar la espera, se podía ofrecer algo de comer y beber, y ¡Voilà!, ya tenemos el origen de La Laurel. Aquí puedes leer mejor sobre esto.

Lugar de obligada visita, y cuna del tapeo en Logroño. Te aseguro que no querrás salir de ella. Prometo que haré otro post dedicado exclusivamente a este entramado de calles que hace las delicias de sus visitantes y parroquianos.

La Laurel, también conocida como la Senda de los Elefantes, rincón gastronómico de Logroño Calle Laurel de Logroño. También conocida como la Senda de los Elefantes porque todo el mundo sale trompa.

 

Concatedral de Santa María de la Redonda

 
Templo religioso más importante de la ciudad, situado en el corazón del Casco Antiguo de Logroño, abierta a la Plaza del Mercado junto a la calle Portales, una de las arterias principales de la ciudad.
Destacan sus esbeltas torres gemelas de estilo barroco riojano y su impresionante fachada – retablo en piedra.
Se encuentran dentro las tumbas de Baldomero Espartero y su señora, María Jacinta Guadalupe Martínez de Sicilia y Santa Cruz y detrás del altar principal, un cuadro pintado por el mísmisimo Miguel Ángel Bunnanote. Se trata de un óleo de la crucificción de Cristo pintado por el maestro italiano. Seré sincero, tras innumerables estudios y pruebas, todo parece indicar que efectivamente es de su puño y letra, pero no está confirmado al 100%. Nosotros seguiremos orgulleciéndonos igualmente, hasta que no se demuestre lo contrario.
 
Concatedral de Santa María de la Redonda de Logroño, más conocida como La Redonda. Concatedral de Santa María de la Redonda de Logroño, más conocida como La Redonda.
 

Paseo del Espolón

Quizás estemos hablando de la plaza más emblemática de Logroño, localización de la famosa estatua ecuestre, Monumento a Espartero; ¿Has escuchado alguna vez la frase de «tienes los cojon*** más grandes que los del caballo del Espartero»?

Se trata de una plaza arbolada ubicada en el centro de la ciudad, entre la Gran Vía y el Casco Antiguo de Logroño. Oficialmente se llama El Paseo del Príncipe de Vergara, aunque no mucha gente la conoce como tal. Hoy en día también es el centro financiero de la capital de La Rioja.

También podremos encontrar en el Paseo del Espolón, la Concha. Se trata de un auditorium con forma de concha, en claro guiño al Camino de Santiago, donde se celebran actos tan importantes como el pisado de la uva durante las fiestas de San Mateo, o la Fiesta de la Vendimia, que se celebra cada año durante la semana natural que engloba el día 21 de septiembre, y en donde se brinda la ofrenda del primer mosto a la virgen de Valvanera, patrona de La Rioja.

Estatua del General Baldomero Espartero en el Paseo Príncipe de Vergara de Logroño, La Rioja Estatua del General Baldomero Espartero en el Paseo del Espolón de Logroño.

Puerta del Revellín

La puerta de Carlos V o la Puerta del Revellín, como se llama más coloquialmente, son los restos de lo que fueron las murallas fortificadas de la ciudad de Logroño. Las murallas se levantaron en 1522, un año después del asedio al que los franceses sometieron a la ciudad durante 3 semanas. No lograron su cometido, por lo que cada año, la Cofradía del Pez, conmemora la victoria el día 11 de Junio, día de San Bernabé, día que huyeron los atacantes. Durante las Fiestas de San Bernabé se ofrece a los visitantes el pez, el pan y el vino, sustentos que mantuvieron a la población con vida.

Destacar que la Puerta del Revellín fue la principal puerta de acceso Oeste de la ciudad, y el Cubo del Revellín era la atalaya para vigilar la fortaleza, y que se utilizó en el subterráneo como polvorín.

Parlamento de La Rioja, al lado de la Puerta del Revellín en Logroño, La Rioja A la izq. el Parlamento de La Rioja, de frente la muralla del Revellín en Logroño.

Paseo del Ebro, Puente de Piedra y Puente de Hierro

Como te he explicado en la intro, Logroño tiene su origen en las orillas del río Ebro. Los primeros asentamientos de la ciudad fueron los Berones, un pueblo de origen celta provenientes de Santander, que llegaron a través de las aguas navegables del Ebro. Luego fueron los romanos, quienes también usaron las aguas del Ebro para impulsar el comercio y poder abastecer sus vastas necesidades de víveres al Imperio. Y, ¿Cúal es el producto más importante de La Rioja? Efectivamente, no hay duda. El chorizo. Bueno, también, pero hablamos del Vino, el cual era transportado mediante ánforas para servir las altas demandas del Imperio romano. A partir de ahí, Logroño tuvo un lento pero constante crecimiento.

El Puente de Piedra se convirtió en el acceso de los peregrinos que iban siguiendo el Camino Francés del Camino de Santiago. Ha sufrido varias modificaciones a lo largo de los años,  tras fuertes riadas que derribaron parte de la estructura o durante las I Guerras Carlistas. Originalmente tenía 12 arcos y 3 torres, de ahí que se llamara coloquialmente el Puente de los 12 Ojos y sobre todo, que forme parte de la heráldica del escudo de Logroño.

El Puente de Hierro, técnicamente es el puente más antiguo de la ciudad si contamos con las modificaciones modernas del Puente de Piedra, y cuenta con un origen oscuro y desafortunado. Estando el Puente de Piedra en obras tras unas grandes riadas allí por el 1880, la única manera para cruzar el río Ebro era a través de una barcaza. Con tal mala suerte que un 1 de Septiembre de dicho año, 2 pelotones militares sobrecargaron la barcaza con su peso y el del material, y al ceder esta, quedaron atrapados entre las aguas y el fango. 90 vidas se perdieron aquel fatal día. Este desfortunio fue el presagio para la necesaria construcción de un nuevo puente. El camerano Práxedes Mateo Sagasta era en aquel momento primer ministro del país, así que rápidas fueron las gestiones para el ordenamiento del comienzo de las obras que resultarían en un ejemplo de ingeniería civil de las más avanzada de su tiempo. Durante mucho tiempo se convertiría en la principal entrada a la ciudad y sobre todo, la conexión con la vía férrea.

No te olvides de pasear por el Parque del Ebro, un paseo por la vereda del río que merece la pena si te apetece salir del bullicio de la ciudad.

Fotografía del Puente de Piedra, el más antiguo de la ciudad de Logroño, La Rioja Bonito reflejo del Puente de Piedra de Logroño sobre el Río Ebro.

Calle San Juan

La calle San Juan es el lugar de tapeo favorito de los logroñeses y logroñesas.

Es bien sabido que la Calle Laurel se lleva el glamour y la atención de los visitantes a la capital riojana, pero la Calle San Juan no tiene absolutamente nada que envidiar de su hermana menor.

Digo menor puesto que hasta hace no tanto, la Calle San Juan de Logroño ha sido más asociada con las cuadrillas de chiquiteros que religiosamente hacían la ronda por sus bares. Sin embargo, de un tiempo a ahora, la zona ha ido recuperando terreno a la Calle Laurel hasta recuperar por méritos propios su espacio e importancia en la gastronomía de Logroño.

La Calle San Juan y la Calle Laurel a penas se distancian en un paseo de unos 10 minutos a través de la Calle Portales o a través de la Calle Hermanos Moroy, opción mucho más recomendable ya que podrás pasar por el mítico Mercado de San Blas, Plaza de Abastos.
Merece la pena hacer este paseo tanto de día como de noche para poder percibir las diferencias lumínicas y ambientales. Estoy 100% seguro que disfrutarás ambas experiencias por igual.
La famosa zona gastronómica la Calle San Juan de Logroño, La Rioja La famosa Calle San Juan de Logroño espera a que lleguen los amantes del buen comer y beber.
 

Bodegas Franco Españolas

He de ser sincero, me ha costado mucho destacar a una sola bodega para este post. Sin embargo, es bien cierto que la ubicación privilegiada de Bodegas Franco Españolas a orillas del río Ebro, y a solo 10 minutos andando del centro de Logroño cruzando el Puente de Hierro, la convierten en una opción muy recomendable en tu visita a Logroño.

Estamos hablando de una bodega con más de 125 años de trayectoria donde podrás disfrutar de su calado histórico, desgustar sus mejores caldos en las diferentes catas que organizan, y si coincide, de una propuesta muy interesante de eventos y festivales que celebran durante todo el año, especialmente en veranito.

Ni que decir tiene que en este blog habrá una categoría exclusiva para las bodegas de la DOCa Rioja donde entraré en mucho más detalle. No sé si se podré cubrir las 600 bodegas que integran el Consejo Regulador de la DOCa Rioja, 396 de ellas criadoras, pero desde luego hablaremos de bodegas centenarias, familiares, modernas y cualquier propuesta interesenta que haya. Que las hay, y muchas. La DOCa Rioja vive un momento dulce de expansión, con propuestas muy interesantes sobre todo en blancos (vino blanco con barrica o jóvenes), con la proliferación de los viñedos singulares y sus selectos caldos, o con nuevos monovarietales, destacando quizás a la variedad Garnacha, que está recuperando terreno perdido. Hablaremos de esto, y mucho más en otras entradas.

A orillas del Ebro, lucen las bodegas Franco Españolas de Logroño, La Rioja Bodegas Franco Españolas, a 10 min andando del centro de Logroño.

A través de nuestro Free Tour de Logroño podrás descubrir las historias que han impregnado estos lugares a los largo de los años de una forma divertida e instructiva.

Los mejores bares de tapas de Logroño

Venga, te lo voy a poner fácil para ti, y muy complicado para mi, puesto que destacar solo 7 de la extensa lista de bares de tapas en Logroño, va a ser una ardua tarea. Pero aquí va:

Bar Soriano vs Bar Ángel

Esto no es una competición, pero hablamos de 2 bares históricos situados en la Calle Laurel de Logroño. Ambos mantienen la esencia absoluta de la zona de tapas por antonomasia. Y es que estos 2 bares SOLO ofrecen su especialidad; es decir, solo disponen de un pincho en su oferta, que además es el mismo, el archiconocido Pincho de Champiñón, o como todo el mundo lo conoce, «un champi».

3 champiñones cocinados a la plancha con el mejunje secreto de la casa (parece a base de ajo, aceite y perejil pero realmente es más secreto que la receta de la Mirinda) son colocados en torre sobre una base de pan, que recoge generoso y firme esa salsa jugosa. Sujetados por un palillo, el pincho se remata con una gambita que previamente ha sido pasada por la plancha.

Parece sencillo y simplemente es sublime. No te irás sin probarlo. Además, cabe destacar que los carteles de ambos bares se han convertido en iconografía reseñable de sus respectivas calles e incluso de la zona en sí. Localizado el Bar Soriano en la Travesía del Laurel y el Bar Ángel en la Calle del Laurel, perpendiculares entre sí.

Bar Jubera

Otro clásico entre los clásicos de los bares de la Calle Laurel de Logroño.

Y también guarda su esencia al servir únicamente su especialidad, las Patatas Bravas. Y no cualquier patata, estamos hablando de patata riojana, suavemente cocinada, blandita por dentro y crujiente por fuera. Son servidas con una mahonesa casera suave que contrasta con la salsa de tomate picante gracias a las alegrías riojanas.

Otra tapa que parece sencilla pero que una vez que la pruebas, entiendes porque llevan tantos años al pie del cañón.

Pero si hablabamos de Patatas Bravas en la Calle Laurel de Logroño, me siento en la obligación de también mencionar al mítico bar de tapas La Taberna del Laurel, muy cerquita del Bar Jubera, donde podrás degustar unas Patatas Bravas sensacionales, generosas en las salsas y con variedad en el picante, pudiendo elegir más o menos el toque que prefieras. En este caso, La Taberna del Laurel sí que dispone de muchos más pinchos en la carta. Tiene unos Pimientos del Piquillo rellenos de Carne muy ricos.

 

Ración de patatas bravas del Bar Jubera en la Calle Laurel.

Bar El Perchas

Y esto sigue de clasicazos ya que el Bar El Perchas lleva más de 40 años preparando la orejita más famosa de la Calle Laurel de Logroño, y de parte del extranjero.

En 2 versiones; tenemos el pincho de oreja de cerdo laminada fina, rebozada y colocada entre pan y pan o el bocatita de oreja guisada en salsa picante. Difícil decisión.

Es otro de los bares monotemáticos de la Laurel (ofrecer solo la especialidad de la casa) de los que ya pocos quedan.

Un lugar de peregrinaje entre sus numerosos fieles devotos. Realmente, la oreja del Perchas es una religión.

Bar Donosti

Aunque quizás se haya rebajado el nivel de misticismo de los anteriores bares, el Bar Donosti no se queda atrás en presencia en la Calle Laurel de Logroño ni en calidad de sus pinchos.

He querido destacar 2 pinchos muy diferentes entre sí que podemos encontrar en el Bar Donosti.

Por un lado, el mítico Cojonudo. Una fina base de pan tostado en donde se pone siempre por el mismo orden un huevo de codorniz frito con su puntito de sal, una rodaja de chorizo riojano picante y una tirita de alegría riojana o pimiento del piquillo de la ribera navarra, chorrecito de AOVE riojano y para dentro de un solo bocado. Al terminar de saborear esta divina mezcla, es inevitable no pronunciarlo. Lo dirás en voz alta o simplemente lo pensarás, pero a tu mente vendrá un «cojonudo».

El otro pincho es más modernista y glamouroso. Se trata de una tosta de foie fresco. Todo es importante en este pincho aunque obviamente la pieza angular sobre la que todo gira es un bloque de un grueso y graso trozo de foie fresco, cocinado vuelta y vuela a la plancha, con un toquecito crujiente pero sobre todo deshaciéndose en la boca, con un toque de sal gorda y una confitura de pétalos de violeta en lo alto que le aportan un contraste muy interesante. En la base, la tosta debe soportar el peso con brio y recojer los «excesos» de grasa para seguir aportando sabor y textura. Este pincho es para llorar de emoción.

Entrada del Bar Donosti d la Calle Laurel de Logroño
Puerta del Bar Donosti en la Calle Laurel de Logroño

Bar Blanco y Negro

Con más de 100 años de historia el Bar Blanco y Negro es una leyenda de la Calle Laurel de Logroño.

Su pincho por excelencia es el Matrimonio. Un bocatita con pan crujiente que guarda en sí el matrimonio entre anchoas y boquerones en vinagre, acompañado de un pimiento verde frito. Una mezcla muy interesante para los paladares más valiente,  que lleva mucho tiempo siendo uno de los clásicos del tapeo en Logroño.

Para los que prefieran probar otro estilo, también tiene muchos devotos una tosta de queso de cabra fundido y jamón serrano crujiente con mermelada de frambuesa en lo alto.

Ambas opciones ha colocado al Bar Blanco y Negro en uno de los bares más visitas de la Calle Laurel de Logroño.

Bar Páganos

Otro bar de peregrinaje localizado en la Calle Laurel. El Bar Páganos lleva más de 60 años ofreciéndo unos exquisitos pinchos morunos al carbón.

Para ser más concretos, tienes un pincho de cerdo ibérico asado con mimo al carbón vegetal, con el simple aderezo de su propia grasa y unas escamas de sal gorda que te quita el hipo. Absolutamente delicioso.

Si eres amante de la carne, no podrás resistirte a degustar alguno de sus pinchos morunos. Pero si te apetece otra cosa, la tortilla de patata del Bar Páganos diría que es una de las mejores tortillas de patata de Logroño, y estamos hablando de cosas serias. Creo que esto merecería otro post.

Torres Gastrobar

Haber colocado en esta selección solo bares de la Calle Laurel es injusto. Lo sé. Ya había dicho que era muy difícil.
Sin duda, la Calle San Juan es una visita obligada durante tu estancia en Logroño, e ir al Torres Gastrobar sin duda es una opción muy pero que muy recomendada. Fuera de su excelente lista de vinos, tiene varios pinchos que seguro harán que haya merecido el paseo.
Pero quisiera destacar uno, el majestuoso bocata de calamares. Olé olé y olé. Espectacular bocatita de pan crujiente relleno de calamares y puntillitas rebozadas y sabrosas bañadas generosamente de una salsa picante y mahonesa. Tus manos necesitaran de servilletas para ser limpiada, pero tu alma saldrá limpia y pura tras esta delicatessen.
Tambíen destacaría la mini hamburgues de carne de kobe. Muy buena.
 

Bar El Muro

Bar el Muro es uno de los mítico de la Laurel. Cocina 100% riojana, con una amplísima variedad de pinchos. 

Sin embargo, esta reseña va para una ración que no puedes dejar de probar en tu visita a la calle Laurel de Logroño. Estoy hablando de un clasicazo de nuestra gastronomía, los embuchados.

A veces se vive mejor en la ignorancia, pero obviamente os voy a explicar lo que son. Son rodajas,  elaborados a base de tripas de cordero bien limpias y previamente enrolladas a modo de madeja, aceite de oliva y sal. Se cocinan a la plancha con abundante sal. De tal manera que quedan tostaditas y crujientes. Se suelen acompañar de alegrías riojanas. No dejes de probarlas!

 
Si te apetece saber más de las mejores tapas de Logroño, te recomiendo que vengas a nuestro free tour de Logroño para descubrilos. 
 

Los mejores restaurantes de Logroño

Conste en apta que esta selección se basa en opinión personal, y también en presencia en la capital de La Rioja, ganada a pulso durante tiempo en la muy selecta y competida oferta gastronómica de Logroño.

Cocina profesional preparando un soufflé en un restaurante de Logroño, La Rioja

Restaurante Iruña

Calle Laurel, 8. 26001 Logroño

Restaurante de larga trayectoria en la gastronomía riojana, situado en el corazón de la Calle Laurel de Logroño. El restaurante Iruña, con el chef  Carlos Martínez a la cabeza, es uno de esos restaurantes de toda la vida, que ofrece una cocina tradicional riojana de altísima calidad. Platos de cuchara ejecutados a la perfección, productos de temporada, unas brasas al carbón afinadas para servir carnes y pescados en su punto y un horno donde sobresalen manjares como el cabrito o cochinillo asado. 

Ambiente relajado y familiar, donde destacan la madera y la piedra en la decoración sin demasiada carga en la ornamentación.

Postres tradicionales de la gastronomía española.  Aunque en este caso me he de desmarcar de una corriente que se viene dando mucho últimamente en el apasionante mundo de las torrijas. ¿Torrija en pan brioche o torrija con pan tradicional? Pan tradicional con pan «sobao», como se dice en Logroño. Yo, personalmente, soy muy fan de estas últimas. Torrijas con pan de toda la vida. Pues bien, en el restaurante Iruña, mantienen la esencia de la comidad tradicional, excepto por la torrija, que está muy buena, pero se han pasado al lado oscuro del brioche.

Acompaña una carta de vino muy interesante, con opciones para todos los gustos.

Mencionar que puerta con puerta, se encuentra otro restaurante mítico de la gastronomía riojana, Restaurante Matute. Quizás baje un pelín el nivel, pero te aseguro que también es una opción segura al 100%. Y tiene torrijas tradicionales de chuparse los dedos uno a uno.

Ambos restuarantes, cocina de casa ejecutada a la perfección. Pidas lo que pidas, acierto seguro.

Restaurante Ikaro

Av. Portugal, 3, bajo, 26001 Logroño
 
Premiado con una estrella michelín en 2018, Restaurante Ikaro entró como un obús en el panorama gastronómico logroñés. Cocina de autor, con una propuesta fresca y atrevida que hace las delicias del público, siendo emblema y referente de la cocina fusión riojana.
Carolina e Iñaki te embarcan en un viaje culinario por el mundo, destacando las despensas riojana, vasca y ecuatoriense, de donde es la chef referente.
Cuentan con varios menú degustación que se amoldan a todos los públicos.
Ambiente cálido y acogedor, con una decoración chic destacando una iluminación embaucadora.
Una propuesta diferente que está dando mucho que hablar en el panorama de la cocina riojana. Y lo que queda.
 

La cocina de Ramón

Calle Portales 30, 26001 Logroño
 
Restaurante con mucha personalidad, como la de su head chef Ramón Piñeiro que apuesta por productos locales de temporada de una manera muy personal. Especialista en verduras de la huerta riojana, compradas directamente en el Mercado de San Blas, plaza de abastos central de Logroño, mezcla vanguardia y tradición de forma elegante.
Platos de cuchara (tienen una menestra espectacular) y cocina tradicional, presentada con un toque moderno y vanguardista.
El mismo chef cuenta con otro restaurante, La Parrilla Riojana, localizado en la Calle Laurel de Logroño que apuesta por un toque más tradicional todavía, y manteniendo su apuesta y convicción por las verduras de temporada de la huerta riojana.
El ambiente de la Cocina de Ramón es elegante, tranquilo, con ambientes separados que logra crear sensaciones muy agradables. Han logrado sacar afuera la piedra de sillería de la construcción original, que con decoración moderna logra una mezcla muy interensante.
Disfrute seguro en La Cocina de Ramón y 100% recomendable si quieres disfrutar de la verdura riojana en todas sus formas y texturas.
 

Restaurante La Galería

Calle Saturnino Ulargui, 5, Logroño

Como su propio nombre indica, no es asunto baladí, el Restaurante La Galería es una obra de arte en todos los sentidos. Ya sea porque la sala realmente en una galería de arte, con exposiciones de arte itinerantes y una decoración espectacular o bien sea por su cocina creativa y de fusión tan bien presentada, el Restaurante La Galería es una experiencia diferente.

El chef José Félix Rodríguez, curtido en fogones con Arzak, Adriá entre otros, es una mente creativa que ofrece una cocina excelente en un espacio singular. Ingredientes tradicionales y de temporada, con una presentación impecable, destacan en el panorama gastronómico de Logroño.

Cuenta con varios menú degustación, con mucho tirón entre semana y con un ratio calidad-precio de lo mejorcito de España, sin exagerar lo más mínimo. No sé si es por el ambiente creativo, artístico o qué, pero he de destacar en el Restaurante La Galería su servicio, siempre elegante y aportando valor añadido.

Desde luego, en todos los restaurantes señalados anteriormente, el servicio es muy bueno. Algunos más familiar e informal, otros más «profesional» pero en este caso, pienso que se acerca más a la excelencia. Este un tema bastante controvertido, ya que en mi opinión, no hay un estilo perfecto, si no que el servicio tiene que ir de la mano al estilo del restaurante. Un servicio super servicial en un resturante familiar, no pega y al revés. Debe de ser algo natural, agradable y a mí, personalmente, me gusta escuchar las propuestas del servicio, saber de los platos especiales y los maridajes con vino que hacen volar la mente.

Restaurante Taberna Herrerías

 
Calle Herrerías, 24, 26001 Logroño
 
Localizado en un palacete del s. XVI, en pleno casco antiguo de Logroño enfrente de la Iglesia de San Bartolomé (la más antigua de Logroño), el restaurante Taberna Herrerías es un restaurante que apuesta por la excelencia en sus productos, con una propuesta de cocina tradicional y productos de temporada.
Cuentan con una carta de vinos muy interesante si estás buscando algún caldo riojano más rebuscado.
Herrerías que te lías, es una muy buena opción para disfrutar de carnes y pescados a la brasa. Producto muy bueno cocinado simpre el punto perfecto.
Ambiente elegante y sobrio que le dan sus paredes de piedra de sillería y vigas de madera.
 

Restaurante Kiro Sushi

Calle María Teresa Gil de Gárate, 24, 26002 Logroño
 
Premiado en 2017 con una estrella michelín, el restaurante Kiro Sushi es una propuesta única, emotiva, un ritual que respeta absolutamente la gastronomía tradicional nipona.
Félix Jiménez, riojano de nacimiento, japonés de espíritu, ha logrado convertirse en un maestro del sushi y 0frece en Logroño un formato tradicional japonés con solo 10 comensales por servicio. Por supesto, las elaboraciones se hacen frente al cliente, con precisión de cirujano y la concentración de un monje tibetano.
 
Kiro significa «camino de regreso», pero realmente es un camino hacia la perfección (esto es mi opinión). La filosofía de Félix Jiménez, adoptada de la cultura tradicional japonesa precisamente es lo que busca, la perfección a través de la repetición. Cada movimiento de cuchillo, cada toque de muñeca, cada detalle en el ambiente puede ser mejorado, y en esa disciplina y meticulosidad por el detalle se logra una harmonía y una experiencia única.
 
Todo es importante en Kiro Sushi, el sonido a agua, las luces tenues, decoración cálida en madera, y una mesa en forma de L en donde todos los comensales disfrutan de cada golpe de muñeca de Félix.
 
Una experiencia religiosa que te hará viajar a Japón. Si quiere visitar este templo del sushi, te recomiendo que vayas llamando ya puesto que la lista de espera es bastante extensa.
 

Más restaurantes recomendados en Logroño

Restaurante El Cachetero | C/ Laurel nº3 CP-26001. Logroño

Restaurante Ajonegro | Calle Hermanos Moroy, 1, bajo 9, 26001 Logroño

Restaurante En Ascuas | Calle Hermanos Moroy, 22, 26001 Logroño

Restaurante La Chispa Adecuada | Calle Saturnino Ulargui, 4, 26001 Logroño

Restaurante La Quisquillosa |  Calle Juan Lobo, 1, 26001 Logroño

Restaurante Carbonera Taberna | Calle María Teresa Gil de Gárate, 18, 26002 Logroño

Restaurante Tondeluna | Calle Muro de Francisco de la Mata, 9, 26001 Logroño

Restaurante Emociones en boca | Calle Benemérito Cuerpo de la Guardia Civil, 9, 26005 Logroño

Restaurante La Chula | Calle Marqués de Murrieta, 6, 26005 Logroño

Restaurante El Hoyo 19 | Parque de La Grajera, Ctra. de Burgos Km. 2, 26008 Logroño

Mejores alojamientos de Logroño

Este será un trabajo tuyo, puesto que a un amplio abanico de posibilidades en la elección del alojamiento. Pero aquí te pongo una breve lista de los hoteles más atractivos de la ciudad.

Hotel Ciudad de Logroño | Calle Menéndez Pelayo, 7, 26002 Logroño | Hotel de 3 estrellas, situado en el centro de la ciudad. Muy buena relación calidad – precio.

Hotel FG Logroño | Av. Viana, 26001 Logroño | Hotel refinado de piedra en una ubicación inmejorable.

Hotel Eurostars Fuerte Ruavieja | Calle Ruavieja, 22, 28, 26001 Logroño | Espectacular hotel de 4 estrellas situado en la calle más antigua de Logroño, en pleno Casco Antiguo.

Hotel Gran Vía de Logroño | Gran Vía D. Juan Carlos I, 71 Bis 26005 Logroño| Hotel de 4 estrellas, situado en la avenida principal de la ciudad.

Hotel Sercotel Portales | Calle Portales, 85, 26001 Logroño | Hotel de 3 estrellas ubicado en la Calle Portales, a 3 minutos de La Laurel.

Winederful Hostel | Calle Herrerías, 14, bajo, 26001 Logroño | Hostel elegante, acogedor y super bien ubicado para sentirte peregrino en Logroño.

Otras actividades cerca de Logroño

Habrá más entradas en este blog que entrarán en profundidad sobre planes para disfrutar La Rioja. Los hay, y muchos. Mientras tanto te voy a plantear varios planes diferentes para poder ser disfrutados en pareja, en familia o por cuenta propia. Las propuestas  cubren pueblos medievales con encanto de La Rioja y alrededores, bodegas singulares de la DOCa Rioja,  patrimonio cultural y natural o simplemente algún sitio que merezca la pena ir.
 

Laguardia + Villa Lucia Espacio Gastronómico

 
Laguardia es un pueblo medieval amurallado situado en Rioja Alavesa de esos que enamoran al pasear por sus calles. Se cuela en todos los rankings de España de pueblos con encanto por méritos propios. A los piés de la Sierra Cantabria y prácticamente, rodeada de viñedos, Laguardia es una excursión de los más recomendable para todo aquel/la que esté buscando patrimonio cultural, natural y gastronómico.
Para complementar tu visita a Laguardia, Villa Lucía es un plan perfecto. Se trata de un espacio temático del vino, que cuenta con un museo / centro de interpretación 100% accesible y que cuenta con la proyección de una película en 4-D, premiada internacionalmente en multitud de certámenes.
Cuenta con un restaurante km0 slow food que tiene propuestas muy interesantes.
Plaza del Ayuntamiento de Laguardia, Rioja Alavesa
Plaza del Ayuntamiento de Villa de Laguardia, Álava.
 

Haro

Conocida como la Capital del Vino, del vino Rioja por supuesto, Haro puede sertirse orgulloso de contar con la mayor concentración de bodegas centenarias del mundo. Ahí queda eso.

Situada en La Rioja Alta, a 50 km de Logroño, Haro es una visita obligada si te interesa el apasionante mundo del vino. Su actividad económica gira alrededor de la vitivinicultura. Además, cuenta con un exquisito patrimonio arquitectónico y urbanístico, con un casco antiguo declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1975.

Haro es internacionalmente conocida por la crianza de vinos de la más alta calidad del mundo, siendo El Barrio de la Estación su mayor exponente, declarada como la Milla de Oro del vino de Rioja. 7 bodegas centenarias a tiro de piedra para poder disfruta de cualquier tipo de actividad asociada al enoturismo.

Barricas de vino de la DOCa Rioja de Rioja Alta
Barricas de las bodegas más representativas del Barrio de la Estación de Haro, La Rioja.

San Millan de la Cogolla | La cuna del Castellano

Si prefieres planes alternativos al enoturismo, no solo de vino y bodegas vive La Rioja. Aquí puedes disfrutar de uno de los bienes culturales más importantes de España, los Monasterios de Suso y Yuso en San Millán de la Cogolla, declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco por encontrarse aquí los documentos más antiguos escritos en castellano.

Entre documentos,  se encuentran las Glosas Emilianenses, algunas de las primeras palabras en euskera y en castellano por medio de anotaciones latinas y en lengua romance por lo que San Millán es conocida como la Cuna de la Lengua. Gonzalo de Berceo, primer poeta castellano de nombre conocido, sirvió al monasterio como notario.

Pasear entre los muros de estos edificios es sentirnos parte de la historia, una sensación que no se puede explicar, solo vivir.

Museo del vino de la familia Vivanco en Briones

Perteneciente a la Fundación Vivanco, este museo se trata de un referente a nivel mundial en la divulgación del mundo del vino. En sus más de 4.000 metros cuadrados y 6 salas, los visitantes podrán adentrarse en un universo dedicado a la estrecha relación entre el hombre y el vino a lo largo del historia.

El Museo del Vino tiene en propiedad una colección de arte de las más prestiogiosas del mundo dedicadas a este elixir, con lienzos de pinceles tan sutiles como Picasso, Miró, Sorolla o Andy Warhol.

Una vez hayas disfrutado a paso lento el Museo del Vino, también se puede realizar una visita a la bodega. Pero lo que sí que no te puedes perder, es aprovechar la oportunidad de caminar por Briones, un pueblo medieval declarado Conjunto Histórico Artístico.

Ezcaray

Declarada como primera villa turística de La Rioja, y situada en el corazón de la Sierra de la Demanda, Ezcaray en un pueblo que enamora a los apasionados del turismo rural.

Un hermoso casco antiguo de calles empedradas, pórticos de madera y balcones floridos, la Plaza del Quiosko, la Real Fábrica de Tejidos de Paños de Santa Bárbara, una gastronomía de bandera, muy cerquita la estación de Valdezcaray a los píes del San Lorenzo, pico más alto de La Rioja convierten a Ezcaray en una apuesta segura para perderte uno y los días que quieras.

Fotografía de los pórticos de las calles de Ezcaray, La Rioja.
Hermosa calle de la villa de Ezcaray, La Rioja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *